EL PONCHO

Un poncho es un abrigo tradicional de América del Sur. Esta prenda de vestir, que puede tener diferentes formas (triangular, circular, cuadrada, etc.), cuenta con una abertura en su parte central para que la persona introduzca su cabeza; de este modo, el poncho le cubre desde los hombros hasta la cintura o las piernas.

El poncho, en definitiva, es una especie de manta que, gracias a su abertura central, puede fijarse al cuerpo aunque brindando una amplia libertad de movimientos. La tela del poncho que es confeccionado con lana simplemente cae sobre el individuo, quien puede sacar sus brazos por los extremos con facilidad.

Los ponchos fueron creados por los aborígenes de la región andina y, con el tiempo, se sumaron a la vestimenta de los criollos. En cada país existe una variedad tradicional de poncho, hecha con distintos materiales y estilos. Aunque actualmente no se trata de una prenda demasiado utilizada en los entornos urbanos, el poncho sigue siendo muy popular en las regiones rurales.

A pesar de estar considerada como una prenda más típica de América, las modas y la globalización han hecho que la misma ahora marque tendencia en todo el mundo. Así, en las últimas colecciones de reconocidos diseñadores han incluso al poncho como una pieza magnífica para ejercer de complemento en las épocas de más frío.

ORÍGEN ETIMOLÓGICO

El origen etimológico de la palabra «poncho» es discutido. Para algunos estudiosos, como Diego Abad de Santillán en su Diccionario de argentinismos (1976), ««poncho»» es una castellanización de la voz quechua punchu, con el mismo significado; y según Lafone Quevedo podría relacionarse con punchaw, «el día», por la asociación simbólica entre sacar la cabeza por el tajo del poncho y la salida del sol. ​

Sin embargo, para otros, como María Millán de Palavecino, el nombre de esta prenda tendría su origen en el mapudungun, si bien pontro significa «frazada» y poncho se dice makuñ.​ En un estudio sobre la historia del poncho en Argentina, se dice que la primera mención escrita del término en el territorio data de 1714 y que en un documento de 1737 se alterna el uso de «poncho» y «frezada» para una misma prenda.

USO EN LATINOAMERICA

En Argentina se utilizan ponchos de guarda, propios del diseño tradicional, con motivos pampa (de origen mapuche) o andino (derivados de las tradiciones incas), estos últimos de la ciudad de Belén, Catamarca, provincia que es considerada: Capital nacional del Poncho.

En Bolivia, el poncho es usado por campesinos de origen quechua o aimará y por otros grupos al sur del país. Suele ser de variados colores, según la región o el rango de la persona que lo lleva.

En Chile tuvo una disminución del tamaño en el traje del huaso por motivos de elegancia. Sin embargo, los trabajadores de los campos lo siguen usando en el tamaño normal. Durante el auge de la Nueva Canción Chilena, los grupos juveniles adoptaron el poncho como parte de su uniforme, entre estos: Quilapayun o Inti Illimani.

En Colombia es parte de la indumentaria típica de la Región Paisa y las regiones de clima templado de Boyacá y del nororiente de Cundinamarca. El origen de su uso está ligado a la región cundiboyasence del Valle de Tenza. También se emplea en el norte del país, en zonas ganaderas y rurales en general y capitales de departamentos. En el norte se usa recogido y cayendo desde la nuca hacia adelante del pecho o también, como se hace en la región paisa, recogido sobre uno de los hombros, colgando una parte hacia adelante y otra hacia atrás.

En Perú, el poncho, al igual que el chullo, es una prenda de uso diario en amplios sectores de la población campesina. Esta prenda es típica en personajes simbólicos de diversas regiones peruanas, como el morochuco ayacuchano, el montonero arequipeño y el qorilazo sureño.

En Venezuela es parte de la indumentaria de los gochos auténticos de Mérida y en menor medida en Táchira, por ser parte de los tres estados que conforman la región andina del país.

En el estado brasileño de Paraná y Río Grande del Sur el poncho es utilizado diariamente entre la población campesina y por los grupos folclóricos de música y danzas gaúchas.

El Poncho  (Erick Puelles).

No solo es la unión de la lana,
es la culminación de un proceso
de esfuerzos, dedicación y amor,
es lo que finalmente abriga
al arriero, al huaso, al campesino
y a los pueblo originarios desde antaño.
Los otros, los futres usaban manta de castilla.

 

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: